lunes, 24 de junio de 2019

Asegurando el recargo de prestaciones

En el año 2015 se produjeron en España 529.248 accidentes de trabajo con baja. De éstos, casi 4.000 fueron considerados como graves o mortales por la Inspección de Trabajo. Aparte de la tragedia humana que traen aparejada para el propio accidentado y sus allegados, estas situaciones implican consecuencias de gran impacto económico y legal también para las empresas que tienen la desgracia de sufrirlos.



Además de lo anterior, se hicieron 2.864 propuestas de aumento de la pensión del 30% a 50%, cuyo importe a cargo de las empresas alcanzó los 430 millones de euros, a lo que hay que añadir las indemnizaciones por responsabilidad civil calculadas en base al baremo de accidentes de tráfico, cuyas cuantías han sido revisadas al alza recientemente, y las multas propiamente dichas.

Todo ello describe una situación en la que el empresario, en caso de accidente laboral grave, está obligado a asumir un importante coste económico, no siempre trasladable en su totalidad al seguro. Nuestra labor de asesoramiento debe dirigirse a paliar en lo posible esta situación, maximizando la cobertura aseguradora en estos supuestos.

En esta línea, debemos revisar con nuestros clientes y prospectos los sublímites por víctima de sus pólizas de Responsabilidad Civil, en sus coberturas de Explotación, Patronal y Cruzada, incrementándolos en la mayor medida posible. En los casos en los que no sea suficiente, ver la posibilidad de contratación de tramos en exceso (también llamados Segundas Capas) para incrementar estos límites con otros seguros que complementen los ya contratados. Finalmente, ofrecerles la novedosa posibilidad del mercado de seguros español de asegurar el denominado “Recargo de Prestaciones”.

Con este término definimos el porcentaje (entre el 30 y el 50%) en el que se aumentan, con cargo al empresario, todas las prestaciones de seguridad social obtenidas por los beneficiarios con ocasión de Accidente de trabajo o enfermedad profesional, siempre y cuando éste se produzca por infracción de norma – general o particular – de seguridad y salud laboral de la que sea directamente responsable el empresario “Infractor”.

Por último, seguir recomendando la contratación de seguros de Responsabilidad Civil de Administradores y Altos Cargos (D&O), para hacer frente a la eventual responsabilidad que se les pudiere exigir a los directivos por reclamaciones patrimoniales relacionadas con esta materia.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

¿Hablamos?

Cuéntanos como ayudarte

Si quieres más información sobre lo que hacemos, necesitas ayuda o quieres hablar con nosotr@s, solo tienes que ponerte en contacto.

Teléfono:

(+34) 648 961 876