lunes, 21 de octubre de 2019

#QAInsurance: Planes de ahorro para la jubilación


La jubilación obliga a todos los ciudadanos a buscar opciones para disponer de un ahorro vinculado según sus necesidades: edad, capacidad de ahorro, riesgo a acometer… La fórmula tradicional para complementar la pensión pública han sido los Planes de Pensiones Individuales, un producto de ahorro a largo plazo para acumular capital con aportaciones periódicas flexibles y sin rentabilidad garantizada (dependen de la inversión y la evolución de los activos financieros en la cartera del fondo). 


Pero hay otras opciones como los Planes de Previsión Asegurados (PPA) que son seguros de ahorro-previsión a largo plazo con condiciones jurídicas y fiscales similares a los PPI. Presentan condiciones jurídicas y fiscales similares a los PPI pero ofrecen capital y rendimiento garantizado en contrato, por lo que es una buena solución para personas que tienen cerca la edad de jubilación o no quieren correr riesgos en los mercados financieros. 

Junto a los PPI y los PPA encontramos con otra opción de ahorro interesante: los Seguros de Ahorro o Planes de Jubilación, seguros de vida individuales con una rentabilidad mínima asegurada por el que se paga una prima (pagos únicos o periódicos), que constituye un ahorro que puede ser percibido en una fecha determinada por contrato o rescatado de manera anticipada. Esa es su peculiaridad: no están vinculados a las contingencias de jubilación, fallecimiento y/o invalidez permanente. Hay que tener en cuenta que las primas no reducen la base imponible del contribuyente y la prestación percibida tributa en el IRPF. En cambio el tratamiento fiscal a vencimiento es mas favorable que el de los PPI o PPA.

Los Planes de Ahorro a Largo Plazo, se materializan en depósitos (CIALP) o seguros de vida (SIALP), permiten aportaciones máximas de 5.000 euros anuales durante cinco años y ofrecen una rentabilidad mínima del 85% (muchos el 100%) de las mismas al vencimiento en ese periodo. Permiten la exención fiscal en el IRPF de los rendimientos transcurridos al menos cinco años desde la contratación o el pago de la primera prima. Por su parte, los Planes Individuales de Ahorro Sistemático (PIAS) son productos de ahorro-previsión a muy largo plazo cuyo objetivo es conseguir una renta vitalicia que complemente la jubilación pública y que está cimentada a través de aportaciones periódicas. Llegada una fecha, el asegurado percibe el capital acumulado en forma de renta vitalicia hasta que fallezca. 

Un aspecto importante de los PIAS es que las primas periódicas están limitadas a 8.000 euros anuales (hasta 240.000 euros) y que los beneficios obtenidos no tributan si constituimos una renta vitalicia de la modalidad que esté disponible en el momento de la finalización del contrato. Su rescate anticipado provoca la pérdida del beneficio fiscal, al percibirse el dinero ahorrado en un único pago y no como renta vitalicia.

La constitución de una renta vitalicia (o una renta temporal durante periodo de años determinado) es una magnífica alternativa a otras modalidades de ahorro, ya que los Seguros de Rentas, proporcionan una rentabilidad garantizada al asegurado durante los años pactados en el contrato. Además para personas mayores de 65 años, permiten materializar ventas de otra clase de activos (viviendas, fondos de inversión, acciones, etc.) y no tributar por ellos, con un límite de 240.000€ y su tratamiento fiscal permite reducir la tributación del Rendimiento de Capital Mobiliario a integrar por el beneficiario en su base imponible, proporcionando importantes ventajas fiscales. 

¿Más opciones? Los Unit-linked, seguros de ahorro en los que se eligen activos y riesgos a correr (no garantizados). Es posible disponer del dinero anticipadamente (penalización normalmente el primer año) y pueden tener el mismo tratamiento fiscal que los seguros de vida si no se modifican las inversiones de la póliza; o, si se hace, se limiten a cestas de activos predefinidas.

Para acabar, un clásico: los Fondos de Inversión, carteras diversificadas con participaciones distribuidas en forma proporcional a los aportes de los inversores. QA Insurance recomienda que antes de elegir una forma de ahorro se consulte con expertos sobre todas las contingencias que lleva aparejadas un plan de ahorro y cual es la mejor solución para nuestras necesidades.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

¿Hablamos?

Cuéntanos como ayudarte

Si quieres más información sobre lo que hacemos, necesitas ayuda o quieres hablar con nosotr@s, solo tienes que ponerte en contacto.

Teléfono:

(+34) 648 961 876